Para el ser humano, las incrustaciones calcáreas ocasionan distintas situaciones que derivan en multitud de problemas, entre los que encontramos los problemas de salud, el incremento del gasto energético, incremento del consumo de agua y la disminución del rendimiento de instalaciones y maquinaria.
Este tipo de descalcificadores utilizan el llamado intercambio iónico. Para ello, se emplean unas resinas cargadas con iones de Sodio (Na) y con capacidad química para capturar los iones de Calcio (Ca) y Magnesio (Mg) existentes en el agua. Al hacerlo, se desprenden los iones de Sodio (Na) de la resina. Al ser el Sodio mucho más soluble que el Calcio, se evitan las incrustaciones y los problemas ocasionados por la dureza del agua.

La resina está contenida en una botella llamada columna contenedora de resinas y se sitúa en el interior del descalcificador o en los modelos de mayor tamaño, en un contenedor sobre el que se monta el mecanismo que efectuará el proceso. Paralelamente dispondremos de otro depósito que llenaremos de sal común (cloruro sódico). Al aplicar agua en este depósito la cargamos de iones de Sodio, llamando a esta mezcla salmuera.

La cantidad de iones de Calcio y Magnesio que pueden ser retenidos por la resina es limitada y por ese motivo el volumen de agua que puede tratar un descalcificador también lo es. Esto hace necesaria la limpieza o regeneración de las resinas.

Así, en el proceso de regeneración inyectaremos la salmuera que tenemos en el contenedor de sal para intercambiar los iones de sodio de la salmuera con los iones de calcio y magnesio retenidos durante el proceso de descalcificación. Al liberar las resinas, el agua ahora con iones de Calcio y de Magnesio es enviada al desagüe. Gracias a este proceso, la resina vuelve a quedar cargada de iones de sodio para poder empezar de nuevo el proceso de descalcificación.

Por último, con la resina ya regenerada, el equipo realiza un lavado rápido de la resina para reducir en cierto modo el sabor salado del agua.
DESCALCIFICACIÓN ELECTROLÍTICA DEL AGUA
Los descalcificadores electrolíticos inhiben la formación de cal utilizando para ello la disolución de pequeñas cantidades de cinc en el agua. Este sistema no necesita de ningún tipo de mantenimiento, no utiliza imanes, no necesita sal y es totalmente inocuo para la salud. Además, descalcifica incrustaciones antiguas y proteje de la oxidación. Pueden instalarse fácilmente tanto en viviendas como en industria.
Gracias a la disolución de cinc, la calcita (el cristal responsable de las incrustaciones) en vez de convertirse en cal, se convierte en aragonita de forma definitiva. Los nuevos cristales no se adhieren a los materiales ni a ellos mismos. Por este motivo, ahora la cal es un polvo microscópico que termina en el desagüe gracias al arrastre de la propia corriente de agua.
· Consumen electricidad en la mayoría de modelos.

· Gastan agua en el proceso de regeneración.

· Gastan sal en el proceso de regeneración.

· Se requiere de espacio para instalar el descalcificador.

· Se requiere de un espacio seco adicional para almacenar la sal.

· Elevan el nivel de sodio en el agua de consumo.

· Contaminan el medio ambiente al desaguar agua con sal. Ese rechazo en grandes cantidades es altamente tóxico y por ese motivo este sistema está prohibido en algunos países, ya que, además, impedirá el correcto funcionamiento de las depuradoras municipales.
El descalcificador electrolítico consigue el cambio de cristales gracias a que el agua pasa entre un cuerpo exterior de cobre y un cuerpo interior de cinc. De este modo conseguimos disolver una pequeñísima cantidad de cinc sin afectar a la potabilidad del agua.
ANTES
DESPUÉS
de instalado
Duración del agua tratada

Una vez el agua es tratada por el descalcificador inhibidor de cal, el efecto dura para SIEMPRE y sin importar la distancia que recorrida por el agua. Por tanto es un sistema que funciona los depósitos de almacenamiento de agua y en piscinas.
El agua dura no calcifica

Sorprende escuchar que el agua dura no es la que produce la calcificación, aunque más sorprende es saber que hay aguas duras que no calcifican y aguas blandas que sí lo hacen. El motivo es que, dependiendo de qué minerales estén disueltos en el agua, se inhibirá la transformación del Calcio en cal. La administración de cinc al agua inhibirá esa transformación.

Tuberías nuevas

Una vez montado en descalcificador, la primera vez que pase gua se formará una fina capa de Hidróxido de Cinc, de manera que los cristales de cal (ahora convertidos en aragonita), a partir de ahora serán despedidos por su falta de adherencia y arrastre de la corriente.
En depósitos

Cuando el agua caliente es almacenada en lugares donde no existe un paso continuo de agua, los depósitos vuelven a aparecer en el fondo. Sin embargo, en estos casos encontraremos una arenilla muy quebradiza que podrá ser fácilmente retirada con la mano sin usar ningún tipo de producto químico.
LA IMPORTANCIA DE MANTENER EL CALCIO Y EL MAGNESIO EN EL AGUA

El descalcificador electrolítico no retira ningún mineral presente de manera natural en el agua, como tampoco añade sodio procedente de la sal, manteniendo el agua de mejor calidad que con la descalcificación con sal. Y como conserva todo su Calcio y Magnesio, minerales básicos para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo, resulta mucho más saludable.
Magnesio

Único mineral presente en todas las proteínas, las enzimas, los anticuerpos que neutralizan virus y bacterias, el colágeno, todos los tejidos de nuestro cuerpo… Es fundamental en la renovación de cartílagos, tendones y huesos, evitando enfermedades como la artritis y la osteoporosis.

La falta de magnesio influye en la formación de piedras en el riñón y en otros malestares como temblores, problemas para conciliar el sueño, arritmias y taquicardias, en la acumulación de calcio en lugares incorrectos del organismo, en las malas digestiones e infecciones. También interviene en la relajación muscular, evitando calambres y todo tipo de contracturas que producen dolores y rigideces.
La máxima cantidad de Cinc que disuelve el descalcificador electrolítico está entre 0,005 y 0,01 mg/l, cantidad totalmente inocua para la salud, manteniéndose dentro de los márgenes legales de instituciones tanto nacionales como internacionales.

La cuarta edición de las “Recomendaciones sobre calidad del agua potable” de 2.011 de la Organización Mundial de la Salud no ha establecido ningún valor límite para el Cinc, ya que es un mineral beneficioso para la salud, pero señala que por encima de 4 mg/l se empieza a notar su sabor.
Calcio

Nuestro cuerpo contiene alrededor de un 2% de calcio, encontrándose el 98% de esa cantidad en los huesos del esqueleto y en los dientes. El resto, lo encontramos en la sangre y en los tejidos del cuerpo. Una deficiencia de calcio puede conducir a enfermedades tales como la osteoporosis o el raquitismo.

El calcio es vital para el paso de las señales neuronales, el ritmo cardíaco, la contracción muscular y la coagulación de la sangre.

Podemos encontrar el calcio en el queso, yogures, verduras, frutas, o pan integral, pero es en el agua donde resulta más fácil encontrarlo, por lo que en cierto modo podría resultar muy recomendable beber agua del grifo si esta no contuviera muchas otras materias tóxicas.

En la comunidad médica se impone la perspectiva del pH del cuerpo como causante de la mayor parte de las enfermedades. En este sentido, el Calcio sería un mineral que aporta alcalinidad y ayuda a mantener nuestro pH por encima de 7 o ligeramente alcalino, principio fundamental para evitar toda clase de enfermedades.
Cinc

Es un elemento de gran trascendencia para el sistema inmunológico e imprescindible para la elaboración del ADN. Junto con el Cobre, Selenio y Manganeso, el Cinc interviene en la elaboración de los linfocitos (anticuerpos).

Una deficiencia de Cinc afecta a los sentidos del olfato y del gusto. 10 partes de Cinc por 1 de Cobre es la relación óptima para una buena salud.

Es necesario para el mantenimiento de la piel, la cicatrización de las heridas y la renovación de los tejidos relacionados con el pelo y las uñas.

Previene la formación del cáncer de próstata y de enfermedades como la artritis, ralentizando los procesos de envejecimiento.

Además, se sabe que el Cinc está implicado en el crecimiento y reproducción de las hormonas sexuales.
Elimina la cal
Cambia la forma de cristalización de las incrustaciones. Conseguimos la formación de un polvo fino no adherente que termina en el desagüe. Además, limpia las tuberías y calderas desincrustando la cal acumulada antes de su instalación, alargando la vida útil de los electrodomésticos. Conserva el diámetro interior de las tuberías.


El descalcificador más económico
Sin sistemas mecánicos ni electrónicos, sin electricidad, sin filtros. Todo ello elimina costes innecesarios en su fabricación, que revierten en un menor precio al consumidor.


Sin coste de mantenimiento
No consume sal, electricidad o cartuchos. No gasta agua, ya que no necesita de procesos de regeneración como en el caso de los descalcificadores de sal.


Ahorro económico y conservación medioambiental
· Ropa más suave y esponjosa, manteniendo sus colores más puros y brillantes.
· Disminución considerable del consumo de jabones (en uso corporal, lavadora, lavavajillas, suelos, etc.) y champús, a la vez que se hace prácticamente innecesario el uso de suavizantes.


No genera Eutrificación
Funcionamiento del habitual descalcificador de sal
DISPOSITIVOS
La Cal como aliada de la Legionella
De dónde proviene la Cal

Cuando el agua de lluvia se precipita, absorbe e incorpora los gases con los que se encuentra, entre ellos el CO2. Esa disolución acidifica ligeramente el agua, lo suficiente como para que, cuando se encuentre con rocas calizas, ésta sea capaz de disolverlas, por un lado disolviendo el ion Calcio y por otro el ion Carbonato.

Como habrá habido suficiente recorrido como para que se dé la reacción, lo normal será encontrar esas disoluciones en los acuíferos, algo que ocasionará que las aguas subterráneas sean más duras que las superficiales.

El agua, una vez saturada de gas carbónico, puede disolver una cantidad de carbonato de calcio equivalente a 0,000.9 de su masa.

Cuando vuelva a desprenderse el CO2 del agua, se generará la reacción contraria que dio lugar a su disolución volviendo por tanto a crearse la antigua roca de calcita en forma de Carbonato Cálcico (CaCO3), conocida vulgarmente como cal, roca que originó el agua dura. Aunque en esta ocasión se formará en el interior de nuestras tuberías, válvulas, calderas y maquinaria. Eso suele suceder de dos maneras:
Incrustaciones calcáreas misteriosas
Dureza Permanente. La constituyen sales que no precipitan con el aumento de la temperatura ni con la descompresión (los silicatos, sulfatos de calcio y de magnesio, elementos trazas, cloruros y los iones de Calcio y Magnesio que no han llegado a unirse a los bicarbonatos).
PROBLEMAS DE LOS DESCALCIFICADORES CON SAL
A diferencia de los descalcificadores de sal, al no eliminar Calcio ni Magnesio, la descalcificación electrolítica no modificará la dureza del agua (no la ablandará), aunque inhibirá completamente la formación de cal.


- Desnaturalización. Calcio y Magnesio, minerales básicos para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo, son eliminados por los tradicionales sistemas de descalcificación. Además, añaden elevadas cantidades de Sodio que, de forma alarmante, colapsarán nuestro organismo. A todo ello lo llamaremos desnaturalizar el agua.
- Naturalización. El motivo por el que el Calcio contenido en el agua llega a precipitar en forma de Carbonato cálcico (Cal), es por carecer de algún mineral que evita tal precipitación. La misteriosa razón por la que, en ciertos lugares con aguas duras, no se deposita cal en tuberías e instalaciones, es que ciertos minerales del terreno realizan, de forma natural, una función parecida a la de este tipo de descalcificadores. Se da el caso en el que una instalación tiene graves problemas de cal, mientras que 50 metros más allá, otra instalación disfruta de un agua sin calcificaciones. La razón puede deberse a que, en la última, el agua recorre determinada veta mineral en la que absorbe minerales que impiden su precipitado. Con un inhibidor electrolítico, al añadir Cinc al agua, estamos naturalizando el medio, añadiendo lo que, en su origen, ya tendría que haber contenido dicha agua.
DESCALCIFICAR SIN MODIFICAR LA DUREZA DEL AGUA
· Obstructor del paso del agua

Las incrustaciones reducen el caudal de suministro obstaculizando el paso del agua, ralentizándolo hasta el punto de llegar a detenerlo.
El descalcificador electroítico trabaja de varios modos para proteger de la oxidación:

- Es sabido que el Cinc puro, a partir de 60º C, invierte su polaridad, volviéndose corrosivo donde no lo era. Nuestro ánodo de cinc está mezclado con otros metales para evitar esa inversión.

- La cantidad de Cinc disuelto por el dispositivo no es el suficiente como para llegar a galvanizar los metales. Por tanto, en este caso, el Cinc no protege contra el ataque del oxígeno disuelto en el agua. La protección llega por parte de la creación de una finísima capa de aragonita en el interior de las tuberías y maquinaria, la cual sella el metal y así, evita el contacto con el oxígeno que originaría la corrosión.

- El agua procedente de un descalcificador de intercambio iónico de sal, al pasar por una caldera y como consecuencia de las altas temperaturas, se convierte rápidamente en ácida, algo que acelerará la corrosión. Por ese motivo, al agua descalcificada suele añadírsele algo de agua sin tratar. Con el descalcificador electrolítico esto resulta innecesario, ya que lejos de estropear la caldera, esta quedará protegida contra la corrosión.

- Para circuitos abiertos de agua, trabaja como ánodo de sacrificio. Eso quiere decir que si toda la instalación metálica tiene una conexión eléctrica continua con el descalcificador, todas aquellas corrientes que se formen serán atraídas hacia el ánodo de cinc para que sea él quien se oxide y no la propia tubería de cobre o de acero galvanizado.
Tuberías con incrustaciones

Se irá limpiando de forma progresiva por “peinado” de la aragonita. Dependiendo del espesor y de la dureza de las incrustaciones, puede llegarse a la total disolución. Todo ello sucede en los seis primeros meses para, una vez transcurrido dicho periodo, quedar el diámetro de la tubería estabilizado. Si la red de agua es relativamente joven, por ejemplo no más de 5 años, puede esperarse una limpieza completa por parte del descalcificador inhibidor de cal.
Las deposiciones calcareas con el descalcificador electrolítico
Protección contra el Óxido
Cómo saber si el descalcificador inhibidor funciona

Resistencia antes de usar el descalcificador
Resistencia después de usar el descalcificador
- En aquellos lugares donde el agua sea tan dura que genera picores en la piel o deja el pelo rígido después de la ducha, una vez instalado el descalcificador, desaparece ese problema.

- También podrá comprobarse que la espuma de jabones es ahora más abundante.

- En zonas de baños, donde antes aparecían manchas blancas en grifos y mamparas, ahora aparecen con menor intensidad y en forma de una fina arenilla que se retira fácilmente con un pañito húmedo y sin necesidad de productos ácidos.
- A medio y largo plazo se comprobará como aumenta el caudal de los grifos debido a la limpieza interior de las tuberías, sobre todo en el circuito de agua caliente.

- También a medio y largo plazo se comprobará cómo la caldera aporta más calor al circuito de agua caliente. En ese sentido, la factura energética de la caldera (tanto si es eléctrica como de gas) irá progresivamente reduciéndose hasta alcanzar el funcionamiento óptimo.
- Si la instalación tiene más de 4 o 5 años de edad se observará que a lo largo de los 6 primeros meses aparecen piedrecitas al final de los grifos debido a que la aragonita va arrancando las antiguas incrustaciones de calcita.

- Si el agua obtenida de un pozo tiene cierta turbidez, podrá comprobarse que se vuelve más clara.
Agua de limpieza de placa solar SIN descalcificador
Agua de limpieza de placa solar CON descalcificador
Beneficios del Descalcificador electrolítico
Ahorro energético y de agua
· Calentar agua o enfriarla (para generar hielo) se realiza más rápidamente, ahorrando energía.
· Si no debemos esperar tanto a que salga agua caliente, ahorramos agua.


Ecológico 100%
· No libera al medioambiente agua salada.
· Mejora la eficiencia de la caldera, reduciendo el consumo energético y por tanto también la emisión de CO2 a la atmósfera.
· No genera ningún tipo de residuo.
· No consume ningún tipo de energía.
· No genera eutrofización en los ambientes húmedos.


Cuida la salud
· Conserva el Calcio y el Magnesio que el cuerpo necesita absorber tanto a través de la piel como para beber.
· No deja sal residual en el agua de la red como en el caso de los descalcificadores de sal.
· Mayor suavidad de la piel, manteniendo el cabello brillante y sedoso. Sensación más refrescante y agradable después de la ducha o baño.
· Mejora la cocción de los alimentos, conservando su sabor original.


Fácil de instalar
En menos de 2 horas, el fontanero podrá instalar el descalcificador inhibidor de cal a la tubería principal.
No ocupa espacio
Sustituye un trozo de tubería a la entrada del local o vivienda.


Elimina las manchas de cal
- Todas las superficies mojadas con agua descalcificada mejorarán su aspecto y protección. Así, cristales, mamparas de baño, griferías y otros elementos exentos de cal, ahorrarán tiempo y productos de limpieza. Vajillas, cristalerías y cuberterías brillantes y sin manchas para siempre.
- En agricultura, al evitar manchar de cal las hojas de las plantas regadas por aspersión, mejora su crecimiento.


Previene desequilibrios fortuitos del agua
Un agua dura puede ser inestable si el pH supera los 7,8 o la alcalinidad supera los 120 ppm, generando sarro.


Mejora la claridad
· Hielo más transparente y agua más clara.


Anticorrosivo
El agua tratada con el descalcificador electrolítico galvaniza los metales que se encuentre, proporcionando una protección accesoria contra la corrosión.
Duración del descalcificador

El descalcificador electrolítico está diseñado para funcionar de 10 a 15 años si lo hacemos de manera continuada. Lo habitual no es funcionar de forma continuada, así que puede durar más de 20 años.
En la naturaleza, entendemos las incrustaciones como la acción y efecto de cubrirse rocas, animales o vegetales, con una costra de sustancia mineral abandonada por el agua que la contiene en disolución.
Las incrustaciones de cal
Las incrustaciones más frecuentes son las de naturaleza calcárea, las cuales hacen desaparecer los objetos mojados bajo una costra de cal cada vez más líquida.
Este es el mismo proceso químico que forma tobas (por el agua que gotea sobre hierbas y musgos), estalactitas, estalagmitas y otras concreciones minerales.
Los problemas con las incrustaciones de cal
A medida que aumentan las incrustaciones en las tuberías y en los serpentines de las calderas, aumentará progresivamente el gasto energético tal y como podemos ver en la tabla, llegando en pocos años a ser el causante de un gasto energético de la instalación de hasta el 70% más que si no hubiera incrustaciones calcáreas.
· Destructor de maquinaria

Las incrustaciones de cal se depositan en juntas, válvulas, sensores, etc., obstruyendo y estropeando todo tipo de maquinaria y electrodoméstico expuesto al agua con cal. Cuando dicha agua se calienta, hace aumentar rápidamente el poder incrustante, algo que podemos ver en las entrañas de calderas, calentadores eléctricos, lavadoras y lavaplatos.
· Aislante térmico

La cal es piedra y como tal, es un aislante estupendo. Eso podemos comprobarlo fácilmente si visitamos una iglesia gótica o un castillo, donde la piedra de sus muros mantiene el interior fresco en verano y caliente en invierno.

Sólo 1 milímetro de espesor de cal es capaz de aumentar nuestros costes energéticos hasta en un 8%.
Otro de los comunes focos de contaminación por Legionella procede de los perlizadores de los grifos atacados por la cal.

Depósitos de aljibes con incrustaciones de cal contribuirán también a la proliferación de este mal.
En las alcachofas de ducha, el depósito calcáreo formado por la acumulación de la cal del agua, forma una biocapa que, junto con  la temperatura adecuada, propiciará la formación de la Legionella. Una vez desarrollada, la dispersión por las microgotas la lanzará por el aire hasta llegar a sus víctimas.
Deshacerse de la cal limitará en gran medida la aparición de la Legionella.
2- Por descompresión o despresurización. Se produce en el agua canalizada a presión y por tanto, no requiere un aumento de temperatura, pudiéndose dar a temperatura ambiente. En el momento en que hay un pequeño contacto con la atmósfera (con una presión inferior), se desprende el CO2, precipitándose el Calcio y el Magnesio. Ejemplos de lo anterior los encontramos en los contadores de agua, las válvulas que operan una red, los aspersores, lanzas de presión, salidas de los grifos, etc.
1- Por aumento de la temperatura. Generalmente, una sal aumenta su grado de disolución al aumentar la temperatura, siendo ésta una propiedad coligativa de una solución. Sin embargo, las sales de Ca, Mg, Si y Fe actúan en forma inversa, es decir, disminuyen su solubilidad y precipitan, siendo la temperatura crítica alrededor de los 75-80°C (dependiendo de la presión atmosférica). Por tanto, en este caso las incrustaciones se producirán en las calderas ya que, al calentar el agua, el CO2 tiende a desprenderse, disminuyendo de este modo su concentración en el agua. Es entonces cuando el equilibrio del agua se pierde, produciéndose más CO2 para recuperarlo (principio de Langelier). Como consecuencia, se formará mayor cantidad de carbonato cálcico que, al ser insoluble, precipitará en forma de "cal".
Qué es el Agua Dura

En química, el agua calcárea o agua dura, es aquella que contiene un alto nivel de minerales, principalmente sales de Magnesio y de Calcio, considerándose dura un nivel superior a los 100 mg por Litro (de ambos minerales).
La naturaleza de este equilibrio ocasionará que las incrustaciones calcáreas habitualmente se produzcan en los puntos de mayor temperatura del circuito (calentadores de agua, intercambiadores de calor, etc.) y en los puntos de salida de agua, con peores consecuencias en los puntos donde exista mayor despresurización del circuito.
Dureza Total, Temporal y Permanente
En la práctica, el parámetro que suele manejarse es el de la 'Dureza Total', dándose en miligramos por litro (mg/l) o en partes por millón (ppm), expresando normalmente la dureza como la cantidad de Carbonato Cálcico equivalente (CaCO3). El dato se obtiene al multiplicar la concentración de Calcio por 2,49 y sumando posteriormente la concentración de Magnesio multiplicada por 4,11.

Una vez producidas las incrustaciones calcáreas, lo que encontramos es, en su mayor parte, Carbonato Cálcico o CaCO3 (en el caso del calcio), conocido como cal, además de una proporción mucho menor y en menor frecuencia de Hidróxido de Magnesio o Mg(OH)2 (en el caso del Magnesio), el cual representará por regla general, como mucho, un 20% del total de las incrustaciones.
Para producirse las incrustaciones calcáreas, los iones de Calcio y de Magnesio deberán unirse a los iones de Bicarbonato HCO3-, dando lugar al bicarbonato cálcico Ca(CO3H)2 y al bicarbonato magnésico Mg(CO3H)2). Existen tres definiciones importantes en relación con la dureza del agua:

Dureza Total. Es la concentración total de Calcio y de Magnesio disueltos en el agua. No aporta ninguna información sobre el carácter incrustante del agua, ya que con esta lectura desconocemos los Bicarbonatos presentes, que son los que, al unirse con el Calcio o el Magnesio, podrán provocar las incrustaciones.

Dureza Temporal. Es la cantidad de Calcio y de Magnesio que es capaz de llegar a asociarse con los Bicarbonatos y dependerá del contenido de Bicarbonatos presentes en el agua. Como máximo dará la dureza Total. Por tanto, será la cantidad de Calcio y de Magnesio que puede llegar a precipitar al aumentar la temperatura o al despresurizarse el agua.
Otras mediciones se basan en lo siguiente:
- Dureza Total muy alta, pero no genera incrustaciones. Podría deberse a que el agua circula por alguna beta mineral donde capta algún mineral que inhibe la formación de cal, como puede ser el cinc, formando, en vez de ella, la aragonita.
Existen casos, poco habituales, en los que se dan incrustaciones no esperadas debido al habitual desconocimiento de "los expertos" sobre la física de esta problemática.

- Altas concentraciones de Calcio y muy bajas concentraciones de Magnesio. Pueden aportar lecturas de dureza total baja a pesar de provocar altas incrustaciones.
- Concentraciones bajas de Calcio y de Magnesio, pero extremadamente altas de Bicarbonatos. Por ello es importante tener una analítica que muestre el Calcio, el Magnesio y los bicarbonatos disueltos en el agua.

- pH elevado. A mayor pH (mayor alcalinidad) la concentración del ion Calcio producirá más incrustaciones.
Clasificación de durezas de carbonato cálcico
Agua blanda
0 - 50 mg/l
Blanda moderada
50 - 100 mg/l
Dura ligera
100 - 150 mg/l
Dura moderada
150 - 200 mg/l
Dura
200 - 300 mg/l
Muy Dura
+300 mg/l
1 mg/l
1 ppm
1 grado francés
10 mg/l
1 grado alemán
17,8 mg/l
El sistema más utilizado en España son los  grados Hidrométricos Franceses (HF).
Protección contra el óxido
Funcionamiento del Descalcificador electrolítico
EL AGUA TRATADA POR EL DESCALCIFICADOR ELECTROLÍTICO ES SEGURA
Valga la comparación, que una sola pastilla del complemento alimenticio Supradyn del laboratorio Bayer contiene 10 mg de Cinc.
La Unión Europea no ha incluido en la Directiva del agua potable 98/83/CE el Cinc en el listado de parámetros de calidad. El Ministerio de Sanidad de España tampoco lo ha incluido en el Real Decreto 140/2003  por el que se establecen los criterios sanitarios de la calidad del agua de consumo humano.

El Ministerio de Medio Ambiente de Estados Unidos USEPA en su Normativa de agua potable, da unos valores límite de 5 mg/litro, no obligatorios a cumplir por los estados miembros. Las advertencias que se dan son de orden estético (sabor, olor y color).

>  Información de Descalcificadores o Ablandadores Electrolíticos
Tecnologías avanzadas en Tratamientos Industriales de Agua
Testimonio de un Hotel & SPA

Cuando nos hablaron por primera vez de los descalcificadores electrolíticos, nos pareció algo esotérico. Desde que instalamos el dispositivo en nuestro spa, ahora ya hace casi dos años, la cal ha dejado de ser un problema. Vimos que en las pared de las duchas cada vez había menos cal y que ésta era más fácil de quitar. Hemos expirmentado que la formación de cal en los calderines de la sauna húmeda son mucho menores y ya no representan un problema.

-Xavi Rodríguez, Jefe de mantenimiento y limpieza
'Club TorreMirona Esport & Salut', Navata, Girona
Enero de 2017-